top of page
sangre-cordon-umbilical.jpg

LA SANGRE DEL CORDON ES DEL BEBÉ

 

¿Y esto qué quiere decir?

 

Que la sangre circule por el cordón para llegar al bebé, NO quiere decir que pertenezca al cordón.

 

Cuando realizamos la extracción de sangre del cordón umbilical, estamos provocando una hipovolemia (disminución del volumen sanguíneo habitual) en el bebé. Es como realizar una extracción de sangre del brazo, pero cogiéndola del cordón umbilical.
 

El cordón umbilical de forma natural puede latir entre 3 y 20 minutos. La sangre que le sigue pasando al bebé a través del cordón umbilical, es una tercera parte de sangre del bebé.

 

El bebé recibirá toda su sangre cuando esté cordón umbilical deje de latir por él mismo.

Uno de los principios universales de la Bioética es: primero no hacer daño. Esa sangre y esas células pertenecen al bebé y juegan un papel importante en su salud. Cuando realizamos un pinzamiento precoz del cordón umbilical, estamos privado al bebé de 1/3 de su sangre.

Ahora sabemos que ese corte temprano evita que la sangre que queda en la placenta le llegue al bebé, pudiendo provocar tanto hipoxia por anemia, como un depósito de hierro deficitario en los siguientes meses.
 

En general, en la Naturaleza, los mamíferos cortan el cordón cuando deja de latir, o cuando sale la placenta, asegurándose de que toda la sangre de los cachorros llegue a sus cuerpos.


La sangre del cordón umbilical no existe como tal, ya que esa sangre pertenece al bebé, no es una sangre “extra” que se le da. Es sangre que le pertenece.
 

No existe ninguna evidencia científica sobre los beneficios del pinzamiento precoz.

 

Asimismo no existe información científica sobre si el pinzamiento y la tracción del cordón, que es un componente del manejo activo del alumbramiento, requiere que el pinzamiento sea precoz o puede realizarse con iguales resultados con un pinzamiento tardío.

 

Cuando realizamos un pinzamiento de cordón umbilical antes de que este deje de latir no estamos respetando el ciclo normal de la sangre; que es que tiene que volver al bebé.

¿Y qué pasa con las nuevas terapias y las células madre?

 

Donde podemos encontrar más células madre es en la placenta, muchas más que en el cordón umbilical.

 

Lo ideal sería hacer uso de esas placentas, en vez de quitarle esa sangre al bebé.

 

En cuanto a la recogida privada y uso propio de las células madre Denes que saber que:

 

• Las afecciones que actualmente se tratan con células madre del cordón umbilical no son comunes. Esto significa que es poco probable que su hijo y otros familiares necesiten la sangre de cordón umbilical algún día. La mayoría de la sangre de cordón umbilical que se almacena en caso de una futura afección nunca se utiliza. Sin embargo, conforme avance la investigación, es posible que se desarrollen tratamientos para afecciones más comunes

 

• Si su hijo algún día llegara a necesitar tratamiento para un trastorno genético o cáncer, no podrá utilizar sus propias células madre para el tratamiento. Esto es porque sus células madre tienen los mismos genes de células precancerosas que causaron la afección.


• En el ámbito del trasplante de adultos, existe un hándicap en relación con el volumen de sangre que habitualmente se recolecta del cordón (100-120mL), y las células madre obtenidas puede no ser suficientes para un receptor adulto con un volumen corporal elevado. Así pues, la unidad almacenada en banco privado para trasplantar al propio niño en edad adulta podrá no ser suficiente.


• Cabe destacar el informe de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) sobre el uso propio: “Hoy en día la probabilidad de que una unidad de sangre de cordón sea utilizada para trasplante autólogo es muy baja y su utilización se ha limitado a patologías en pediatría, fundamentalmente en la aplasia medular adquirida, tumores sólidos de alto riesgo (neuroblastoma,
sarcoma de Ewing, meduloblastoma y tumores germinales) y de algunos linfomas no Hodgkin en segunda remisión. Actualmente no existe una evidencia clara de que estas células puedan ser ulilizadas para la medicina regenerativa, o para tratar otras enfermedades en el futuro, pero hay varios ensayos clínicos iniciales para probar la eficacia de células autólogas para algunas indicaciones.

 

Sin embargo, en la actualidad es imposible predecir los resultados de la investigación que pueden afectar el potencial uso futuro de estas células”.

 

Los bancos privados de almacenamiento y conservación de las células madre deberían de explicar a los padres que la baja probabilidad de usar la propia SCU para trasplante autólogo y que el hecho de guardar la SCU en bancos autólogos no es ningún “seguro de salud” para el niño o la familia, ni garantiza una terapia efectiva ante determinadas enfermedades. Así mismo deben tener presente que el uso de la SCU en terapias alternativas se encuentra en desarrollo

pinzamiento-precoz.jpg
cordon-umbilical.jpg
bottom of page